¿POR QUÉ LA LUNA ESTÁ TAN SOLA?

En este segundo relato os desvelo, al final del mismo, cómo la Luna me ayudó a entender su soledad y, a su vez, a superar la mía

gloriamaroto

Volver arriba