EL PODER DE LA AMATISTA PARA UN SUEÑO REPARADOR

De todos es sabida la importancia de un sueño nocturno reparador para que todos nuestros órganos y sistemas se regeneren. Esas son las preciadas horas en que nuestro cuerpo hace un verdadero «reset» del estado de nuestras células.

No sólo es SALUD, también BELLEZA. Cuando nos levantamos por la mañana sin ganas ni motivación para afrontar el nuevo día, soy consciente de que las razones pueden ser múltiples. Si se debe a una opción libre de pasar la noche en vela, no olvides amarte un poco más para ofrecer a tu cuerpo lo que realmente necesita: descansar. Por supuesto que en este caso quedan excluidas todas aquellas personas a las que hemos de agradecer su trabajo nocturno para satisfacer tantas necesidades de los demás. GRACIAS A TODOS LOS QUE ESTÁIS EN ESTE CASO; sabéis que trabajáis contra natura…

Sin embargo, si las razones de dejar para la noche lo que no hemos podido hacer durante el día, se deben a la falta de tiempo…en otro artículo hablaremos de la importancia del orden y una buena organización diurna para no tener que ocuparnos de esas tareas no realizadas, durante la noche.

Hoy os vengo a hablar de las maravillas de un cristal, muy fácil de obtener, para relajar la mente antes de irte a dormir, poder conciliar mejor el sueño y hacer que éste cumpla una de sus funciones vitales: renovarnos. Lo que te propongo tendrás que hacerlo varios días seguidos, recuerda que no es un somnífero.

Cuando te sea posible adquiere un canto rodado plano, como los que ves en la fotografía, y unos 15 minutos antes de dormir, ya en la cama, colócalo en la mitad de tu frente. Trata de relajarte cuanto puedas y de hacer unas cuantas respiraciones profundas y suaves que oxigenen todo tu cuerpo desde el abdomen hasta la cabeza. Sí, hasta la cabeza…imagina que eres un globo completo, visualízate así…Si te quedas dormido con la amatista encima no te preocupes; está perfecto para ambos.

A la mañana siguiente coloca tu amatista en tu mesilla y no olvides repetir este «ritual» al menos durante una semana (también lo puedes practicar en la siesta, aunque si tienes dificultades para dormir es preferible que ésta sea de unos pocos minutos y para relajarte simplemente).

Prueba y confía…Los cristales que la naturaleza nos brinda son auténticos milagros, y la amatista es, por así decirlo, una reina madre en el reino de los minerales. Creas en ellos o no…funcionan. Sé que hablaremos muchas más veces de este precioso cristal que lleva el color intrínseco de la transformación: el púrpura o violeta intenso.

Me encantaría que me dejases un comentario después de esta práctica…Ya verás como con éste y otros «secretos» que te iré revelando, llegarás a dormir como Timón,el precioso cachorro recién adoptado por mi hermana. Te quiero

gloriamaroto

Volver arriba